Se encuentra usted aquí

Nuevos hallazgos sobre Jesús

Lunes 05 de Febrero, 2018
El reto histórico que supone su figura cautiva de inmediato a multitud de investigadores. Como resultado, hay nuevos descubrimientos sobre su tumba y enseñanzas secretas.

Parece que el personaje de Jesús de Nazaret está empeñado en ser el protagonista absoluto del año. En estas fechas, en las que muchas personas celebran el “cumpleaños” del Hijo de Dios –a pesar de lo que nos dice la historia–, los investigadores nos han regalado dos sugerentes descubrimientos sobre el Nazareno.

Por un lado, dos expertos en estudios religiosos de la Universidad de Texas, Geoffrey Smith y Brent Landau, han hallado varios fragmentos del Primer Apocalipsis de Santiago, datados del siglo V o VI de nuestra era, que han pasado a ser la primera copia original griega conocida de una escritura cristiana herética.

El contenido estaría relacionado con una serie de enseñanzas secretas de Jesús a su “hermano Santiago”. La sorpresa de los investigadores fue mayúscula, dado que era increíble que unos documentos así hubieran sobrevivido. “Pero allí estaban, delante de nosotros”, se alegra Smith.

El hallazgo se ha producido en los archivos de la Egypt Exploration Society en la Universidad de Oxford, por donde andaban perdidos estos fragmentos entre los manuscritos de Nag Hammadi. Lo que nos cuentan estos fragmentos hace referencia a una serie de enseñanzas sobre el reino celestial que Jesús muestra a su hermano Santiago –aunque este apelativo no indique que fueran hermanos de sangre– y la premonición que Cristo hizo a Santiago sobre su violenta muerte –fue lapidado tras ser acusado de “violar la ley” alrededor del año 62–.

“El texto complementa el relato bíblico de la vida y el ministerio de Jesús al permitirnos acceder a conversaciones que supuestamente tuvieron lugar entre Jesús y su hermano, enseñanzas secretas que permitieron a Santiago ser un buen maestro después de la muerte de Jesús”, afirma Geoffrey Smith. El documento pertenece a los conocidos como Evangelios Apócrifos, aquellos que, en el año 367, se descartaron a favor de los canónicos, que dan forma al Nuevo Testamento.

Las características formales del texto hacen pensar a sus descubridores que pudo pertenecer a un profesor que usó el texto para enseñar a leer y escribir a sus alumnos.

DATADA UNA DE LAS TUMBAS DE JESÚS

Sí, han leído bien: tumbas, en plural. Y es que, si son lectores asiduos de esta revista, estarán familiarizados con las diferentes tumbas que se le atribuyen a Jesús por diferentes partes del planeta. Yendo al grano, la tumba de la Iglesia del Santo Sepulcro –la oficial, por decirlo de algún modo– ha sido fechada alrededor del año 345 d.C., tal y como revelaba National Geographic.

Para ello fue analizado el mortero de la superficie original de la tumba y la losa de mármol que la cubre. “Según los relatos históricos, la tumba fue descubierta por los romanos y consagrada alrededor del 326”, explica Kristin Romey, la autora del artículo que daba a conocer el hallazgo.

Así pues, el dato viene a confirmar algo que se sospechaba: los romanos construyeron el monumento 300 años después de la muerte de Jesús, en la que creían era la tumba del personaje. “Es un hallazgo muy importante, pues confirma que fue Constantino el Grande, como afirman las evidencias históricas, el responsable de haber cubierto el lecho de roca del sepulcro de Cristo con las losas de mármol del santuario”, afirmó Antonia Moropoulou, especialista en preservación de la Universidad Técnica Nacional de Atenas.

Las evidencias previas apuntaban a que la supuesta tumba podía pertenecer a la época de las Cruzadas. “Mientras que es arqueológicamente imposible decir que la tumba es el lugar de entierro de un individuo judío conocido como Jesús de Nazaret, quien según los relatos del Nuevo Testamento fue crucificado en Jerusalén en el año 30 o 33, los resultados de la nueva datación sitúan la construcción original del actual complejo funerario en tiempos de Constantino, el primer emperador cristiano de Roma”, matiza Kristin Romey.

UNA VISIÓN DIFERENTE DE JESÚS

Los Manuscritos de Nag Hammadi, también conocidos como Evangelios Gnósticos, fueron descubiertos de casualidad en 1945, cerca de la localidad que les da nombre, en el Alto Egipto. El campesino que dio con ellos los halló ocultos en una cueva y cuidadosamente conservados en unas vasijas. El contenido de sus textos es de vital importancia para el conocimiento del Cristianismo primitivo, proporcionando valiosa información filosófica y religiosa sobre una de corrientes ideológicas más significativas de la cuenca mediterránea entre los siglos I y IV de nuestra era.

Otros artículos de:

Comentarios

No es un personaje es cristo el Dios q mucho no creen,el camino la verdad y la vida

Añadir nuevo comentario