Se encuentra usted aquí

Entrada al infierno

Jueves 22 de Noviembre, 2018
Aislado y desconocido en la República Checa podemos encontrar un castillo maldito, un lugar tenebroso del que se dice que esconde una de las puertas del infierno cuando, en el siglo IX de una grieta en la piedra aparecieron monstruosas criaturas.

¿Sabéis dónde está Houska? Yo hasta hace un mes y medio no lo sabía, y os aseguro que aluciné con su historia. Houska es un castillo que se encuentra al este de la República Checa.

Es un sitio extraño, porque no está cerca de ninguna ruta comercial, de ninguna frontera, de ninguna fuente… Es un mamotreto de piedra en mitad de un frondoso bosque, al punto de que sólo puede ser visto desde la lejanía por uno de sus flancos.

Pero hay más: su carácter defensivo no está hecho de puertas para adentro; las defensas se encuentran en el patio interior, de modo que si accedemos a él jamás podremos llegar a la primera planta del castillo que, todo sea dicho, muestra ventanas que jamás estuvieron abiertas; que están tapiadas.

Nunca he creído en las energías positivas o negativas, pero sí en lugares que te quieren o te rechazan, y Houska rechaza al viajero…

Y ahora una posible explicación para tanto enigma: cuentan que en el siglo IX, antes de que en el XIII fuera levantado el castillo, aquí, sobre este peñón, había un fuerte de madera.

Al parecer durante la construcción se abrió una grieta en la piedra y de la misma empezaron a salir criaturas extrañas, mitad humanos, mitad animales.

El horror fue tal que el señor de estas tierras invitó a un condenado a muerte a que descendiese en la grieta a cambio de conmutar la pena, y éste subió loco y con el pelo blanco.

Desde entonces se dice que en Houska hay una de las entradas al infierno. Lo que hicieron siglos después para taparla fue construir una capilla y encima el castillo, pero por lo que se ve, tal y como refieren los testigos, no lograron su propósito…

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario