Se encuentra usted aquí

Quebrar individuos: el secreto de la CIA

Jueves 27 de Septiembre, 2018
Romper en pedazos la entereza de un individuo no es difícil. Sólo basta encontrar su puntos frágiles y exponerlo a diferentes estímulos que alteren su percepción. Así interroga la CIA.

La terapia de shock es una táctica de interrogatorio que emplea la CIA en sus cárceles secretas. Se trata de quebrar la resistencia y romper la personalidad de un individuo.

Para ello es necesario privar al prisionero de cualquier estímulo sensorial (mediante capuchas, tapones para los oídos, etc.). Luego se trata de todo lo contrario: sobreestimular el cuerpo con música a todo volumen, luces muy potentes, palizas y descargas eléctricas. El objetivo es crear un estado de terror que genere una parálisis mental.

En ese momento, los interrogadores pueden obtener del torturado toda la información que desean. Tal como explica un manual de interrogatorios de la CIA desclasificado:

Se produce un intervalo, que puede ser extraordinariamente breve, de animación suspendida, una especie de shock o parálisis psicológico.

Esto se debe a una experiencia traumática o subtraumática que hace estallar, por así decirlo, el mundo que al individuo le es familiar, así como su propia imagen dentro de ese mundo.

Los interrogadores experimentados saben reconocer ese momento de ruptura y saben también que en ese intervalo la fuente se mostrará más abierta a las sugerencias, y es más probable que coopere entonces que durante la etapa anterior al shock.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario