Se encuentra usted aquí

Muerte y resurrección de los dioses paganos

Jueves 02 de Agosto, 2018
Un equipo de investigadores de la universidad de Cambridge relaciona la catastrófica erupción del volcán Eldgjá en el año 940, con la desaparición de las divinidades paganas y la llegada del cristianismo. Jesús Ortega

Un equipo multidisciplinar de la Universidad de Cambridge ha identificado el período exacto en el que entró en erupción el volcán Eldgjá, cuyas catastróficas consecuencias se notaron incluso en las creencias de los habitantes de Islandia, país donde, al sur, está situado el volcán.

A modo de detectives, han conseguido determinar que las explosiones de lava comenzaron alrededor de la primavera de 939 y se alargaron hasta finales del 940.

Al esclarecer la horquilla de tiempo concreto en que tuvo lugar la catástrofe natural, también ha podido determinarse que las primeras generaciones de vikingos y celtas que recalaron en la “isla del hielo” pudieron ser testigos y padecer todo el suceso. Las consecuencias de aquella hecatombe fueron terribles.

Los científicos coinciden en que se trató de una erupción colosal, llegando a expulsar cerca de 20 kilómetros cúbicos de lava. Aquello generó una neblina de polvo sulforoso que se extendió por el continente europeo, algo que quedó reflejado en las crónicas de diferentes pueblos como la aparición de un “Sol rojo sangre”; debido a este bloqueo del astro rey, las temperaturas bajaron drásticamente, desencadenando uno de los veranos más fríos de los últimos siglos.

Entre los textos que hacen referencia a este periodo de terribles consecuencias, se encuentra el poema medieval Völuspá, que vendría a ser algo así como “la Profecía de la Vidente”. Fue escrito alrededor del año 961 y contiene pasajes como éste:

“El sol comienza a ponerse negro, la tierra se hunde en el mar, las estrellas brillantes se dispersan desde el cielo. El vapor brota con lo que nutre la vida, la llama vuela contra el cielo mismo”. 

El texto, en esencia, predice el fin de los dioses paganos y la llegada e instauración del cristianismo como religión oficial. Las imágenes apocalípticas reseñadas en el poema vienen a remarcar este cambio religioso.

Clive Oppenheimer, profesor de Vulcanología del Departamento de Geografía de Cambridge, señala que “lo más sorprendente es el estilo casi ocular en el que se representa la erupción en Voluspá. La interpretación del poema como una profecía del final de los dioses paganos y su reemplazo por el único dios, sugiere que los recuerdos de esta terrible erupción volcánica fueron deliberadamente provocados para estimular la cristianización de Islandia”.

RESURRECCIÓN DE LOS DIOSES PAGANOS
¿Les suena la palabra Asatrú? Básicamente, se trata de la recreación y unificación moderna de la herencia pagana del centro y norte de Europa. Entre otros países, esta religión está reconocida en países como Islandia, donde Odín, Thor y el resto de dioses pertenecientes al panteón nórdico, sucumbieron a la erupción del volcán, o España, por ejemplo.

De un tiempo a esta parte, son varias las informaciones que aparecen al respecto de este llamativa creencia que resucita a los dioses que perdieron la fe de sus adeptos entre las cenizas y la presión del cristianismo.

Para saber más al respecto, hemos hablado con Daniel Gómez Aragonés, Licenciado en Humanidades y autor del libro Bárbaros en Hispania: “la comunidad odinista, grosso modo, basa sus creencias en el panteón nórdico/germánico. En España existe el COE –Comunidad Odinista de España-Ásatrú–, cuya sede, con templo incluido, está en un pueblo de Albacete”.

En opinión de Daniel, el aumento de adeptos, sobre todo entre los jóvenes, podría tener que ver con “el boom de la temática vikinga –series, publicaciones, música, etcétera–. Por otro lado, el interés en dichas creencias –opina Daniel–, puede venir dado por la necesidad del ser humano de verse vinculado a una trascendencia, de verse vinculado a ‘algo más’ y, por diversos motivos, hoy no conectan con el cristianismo y les resulta más atractivo el odinismo. Dentro de ser un culto muy minoritario y a pesar de vivir en una sociedad moderna y materialista, mucha gente quiere y necesita una vida espiritual”.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario