Se encuentra usted aquí

Experimentos macropsíquicos

Viernes 17 de Agosto, 2018

Entre abril y julio de 2013, el grupo Luces Rojas llevó a cabo en Buenos Aires unos experimentos de psicoquinesis con mesas. A las sesiones asistieron entre 5 y 9 personas cada ocasión.

Uno de los asistentes –Ariel Farías– resultó poseer gran habilidad psicoquinética, lo que propició que se efectuaran 10 sesiones más con él como sujeto experimental único.

Las mismas se realizaron con iluminación normal y se grabaron en vídeo, según nos explica Juan Gimeno, uno de los investigadores: «Ariel fue capaz de levantar una pata de la mesa a voluntad, incluso con peso adicional añadido. Fue imposible reproducir la mayoría de los movimientos de la mesa por medios normales. Aunque no consiguió la levitación total de la mesa, ni ningún movimiento sin contacto manual, los resultados que obtuvimos fueron prometedores y nos animaron a proseguir».

Tal fue la motivación, que entre junio de 2014 y diciembre de 2015, con la ayuda de la beca Gilbert Roller 2014, otorgada por la Parapsychological Association para financiar proyectos de investigación de macro-PK, Juan Gimeno y el ingeniero electrónico Darío Burgo instalaron un laboratorio PK en el Instituto de Psicología Paranormal de Buenos Aires, con cinco cámaras de vídeo para registrar los eventos.

Ensamblaron varios dispositivos para medir variables físicas, fisiológicas y ambientales; celebraron 23 sesiones con Ariel Farías, quien, de nuevo, fue capaz de mover una mesa a voluntad a través de una supuesta «fuerza PK», y los fenómenos fueron documentados y registrados en varias ocasiones. Aunque no se pudo lograr el movimiento sin contacto de la mesa u otros objetos, se descartó el esfuerzo muscular como causa de los movimientos observados.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario