Una empresa de videojuegos paga miles de dólares a quien pruebe la existencia de un monstruo